¿Tengo rinitis alérgica?

Un problema de salud que ha ganado transcendencia en los últimos años es la alergia, la cual se caracteriza por una respuesta exagerada de nuestro cuerpo frente a alguna sustancia propia o externa cuando nos exponemos a la misma. En este sentido, la rinitis alérgica, es un problema de consulta frecuente porque causa múltiples molestias.

La rinitis alérgica se caracteriza por la aparición de picazón en la nariz, secreción de una sustancia acuosa por la misma, estornudos y ojos rojos. Los síntomas de la rinitis alérgica aparecen cuando la persona se expone frente a alguna sustancia, la haya identificado o no.

En la base del problema se encuentra la alergia, la cual se define por una respuesta que produce nuestro sistema inmunitario de forma desmesurada frente a una sustancia que provenga del ambiente. La sustancia es conocida por nuestro cuerpo y cuando nos exponemos a la misma nuestro cuerpo reacciones como si fuera perjudicial. A las sustancias capaces de producir una crisis alérgica se denominan alérgenos, dentro de los que se destacan: flores y polen de plantas, productos químicos, polvo ambiental e incluso pelos de animales. Los alérgenos son propios de cada persona, en general la mayoría de las sustancias son completamente inocuas para la población general, pero para los alérgicos constituyen un seguro inicio de una crisis.

La rinitis alérgica es una forma común de presentación de la respuesta que produce el cuerpo frente a la exposición de una o varias sustancias alérgicas.

Durante la primavera y el otoño es habitual que la rinitis alérgica aumente de frecuencia en la población por cambios que se producen en la vegetación.

Si los síntomas de la rinitis alérgica cesan en pocas horas o días no será necesario utilizar ningún tratamiento. En casos que persista el médico podrá utilizar algunos medicamentos que buscan disminuir la respuesta del cuerpo frente a las sustancias alérgicas y anti inflamatorios. Algunos medicamentos incluso se aplican a nivel local dentro de la cavidad nasal para lograr un mejor resultado en el control de los síntomas.

La mejor recomendación para la persona que inicia con una rinitis alérgica es evitar el contacto con polen, polvo o cualquier otra sustancia que pueda desencadenarla. Como medida de prevención se puede recomendar la vacunación en algunas personas como forma de tener una menor respuesta a las sustancias del ambiente y en caso de conocer las sustancias con capacidad alérgena individuales evitar contacto con las mismas.

ESCRIBE UN COMENTARIO