Rojo carmín

Cuando escuchamos la palabra carmín a todo el mundo o por lo menos a las mujeres, les viene a la cabeza ese pequeño cosmético que sirve para maquillar nuestros labios. El coloquialmente conocido como pintalabios.

Eso sí, cuando decimos carmín, estamos haciendo referencia a un pintalabios concreto, no sirve generalizar. Nos referimos a un tono rojo intenso.

Rojo carmín

Este es el color rojo carmín

El carmín es concretamente y realmente un colorante. Se debe ese tono a un ácido carmínico y de ahí, el tono rojo y por lo tanto se relaciona “carmín” a los pintalabios que son de un intenso color rojo. Muy adecuado por ejemplo en ciertas estéticas como la época dorada de la meca del cine o para la estética Pin up.

¿Sabéis como se produce este colorante? De la manera más natural a pesar de que pueda parecer todo químico. Para nada… realmente este colorante lo fabrican los insectos!

Para ser exactos lo fabrica la familia de los “coccoidea” y entre los insectos de esa familia, que son más conocidos están las cochinillas.

Para fabricar este colorante debe haber una producción, en este caso lo “fabrican” las hembras. Una vez están desecadas.  Se cuecen en agua y la mezcla que se obtiene, el color que queda, es el colorante.

 

El colorante que se obtiene se utiliza para muchísimas cosas, por ejemplo es ampliamente conocido en el mundo de la alimentación como aditivo, en las pinturas, algunas flores artificiales, en algunos cosméticos, para elaborar lápices de labios, etc. Desde luego es muy amplio su uso. En la alimentación sin saberlo está presente en algunos caramelos, en helados, en yogures…

 

Para hacer referencia al tono carmesí, lo hacemos cuando un rojo es muy intenso. Por ejemplo también podemos decir rojo sangre, rojo intenso, carmesí, etc.

ESCRIBE UN COMENTARIO