Partes del oído

El oído es un órgano básico que forma parte de los cinco sentidos que están presente total o parcialmente tanto en animales como en seres humanos, y no solo sirve para oír, también tiene otras funciones como la de mantener al cuerpo en equilibrio. Problemas en el oído podrían resultar en falta de estabilidad, equilibrio, vértigo y vómito y problemas de audición.

Las partes del oído humano son:

  • Oído externo: se llama oído externo porque se encuentra en la parte externa del oído, la que da hacia el medio ambiente. Es el encargado de recibir y transmitir las ondas sonoras, recibe las ondas sonoras desde el entorno y luego las transmite hacia el oído medio. Se encuentra conformado por el pabellón auricular y el conducto auditivo externo. Regularmente se forma una capa de cerumen en el oído externo que puede producir un tapón que puede empeorar la audición, se recomienda que un especialista haga una limpieza del oído externo.
  • Oído medio: es una pequeña cavidad ubicada justo después del oído externo, siendo la membrana timpánica la región de separación del oído medio con el oído externo. El oído medio se compone de la caja timpánica, los huesecillos del oído, las celdas mastoideas, los músculos de los huesecillos y la trompa de eustáqueo. La función principal de la caja timpánica es mantener  al oído a la misma presión de aire que hay en el medio ambiente. Los huesecillos del oído medio son tres principalmente: martillo, yunque y estribo cuya función es la de transmitir el sonido y a la vez amplificarlo. Los músculos de los huesecillos (musculo tensor del tímpano y  musculo del estribo) protegen el oído medio de ruidos externos de alta intensidad que pudieran lesionarlo. Las celdas mastoideas ayudan a mejorar la capacidad auditiva del oído.
  • Oído interno: Corresponde a la porción del oído que da hacia el interior del cráneo, es el encargado de transformar la onda mecánica del sonido en estímulos eléctricos a través de los órganos de Corti, que luego son llevados al cerebro. El oído interno se compone del vestíbulo, los conductos semi circulares y la cóclea. El vestíbulo se encuentra ubicado justo en medio del oído interno, entre los conductos semi circulares y la cóclea. Los conductos semi circulares nos permiten mantenernos en equilibrio. La cóclea o caracol es un conducto membranoso enrollado que contiene tres cavidades llamadas rampas.

partes del oido

Cabe destacar que una de las partes del oído más importante es el órgano de Corti que se ubica en el oído interno, específicamente en la cóclea y es el que permite en definitiva la audición, cuando se daña se compromete la audición de manera total e irreversible.

En resumen: las partes del oído son oído externo (pabellón auricular y conducto auditivo externo), oído medio (caja timpánica, martillo, yunque y estribo, musculo tensor del tímpano y musculo del estribo) y oído interno (vestíbulo, canal semicirculares y cóclea).

ESCRIBE UN COMENTARIO