Los efectos del tabaco en la salud capilar

La reciente normativa contra el tabaco ha reabierto el debate sobre los efectos nocivos del tabaquismo. Y es que a pesar de que su consumo sigue siendo considerado un gran problema en la salud pública de nuestro país, muchas de sus consecuencias no son conocidas por la población. Es el caso de los efectos perjudiciales que este hábito provoca en la salud capilar.

La mayoría de las personas no ha pensado en la importancia del cabello hasta que se encuentra ante la experiencia de perderlo. Aunque la pérdida de pelo se relaciona como uno de los efectos secundarios más comunes de algunas enfermedades y tratamientos, existe un desconocimiento generalizado de que hábitos como el tabaquismo también pueden provocar problemas de salud capilar.

La correlación entre el tabaco y la caída del cabello está demostrada. El consumo de esta sustancia se puede traducir en la pérdida de vitalidad del pelo, una mayor sequedad de la cutícula y, en general, una mayor fragilidad de la fibra capilar. Las sustancias procedentes del humo provocan daños en la micro circulación de los folículos pilosos del cuero cabelludo, impidiendo que lleguen los nutrientes necesarios y alterando la correcta formación del nuevo cabello.

Por otro lado, las sustancias nocivas del tabaco alteran los mecanismos implicados en la producción de estrógenos, favoreciendo la pérdida de cabello, y propicia el envejecimiento prematuro de la piel, incluida la del cuero cabelludo. Este hábito restringe la capacidad de transportar oxígeno a través de la sangre y, como consecuencia, la cantidad del mismo que llega a los tejidos periféricos.

Con el fin de proteger la salud capilar de los efectos del humo y la nicotina, Svenson recomienda otorgarle al cabello los cuidados básicos diarios, tomar alimentos ricos en vitamina C, cepillarlo todas las noches con la cabeza hacia abajo para eliminar restos de polución como puede ser el humo o lavarse el pelo después de permanecer en un lugar con humos. Pero sin duda, la mejor solución es dejar de fumar, pues aquello que es bueno para la salud en general es también bueno para el pelo.

Según Juan Carlos Vázquez, coordinador médico de Svenson, son muy pocos “los problemas de salud que no están directa o indirectamente vinculados al tabaco, sin embargo, una gran parte de la población desconoce los efectos nocivos que provoca en la salud capilar. Por ello, en Svenson, como expertos en la salud del cabello, queremos informar a los ciudadanos sobre los efectos nocivos en el pelo de la nicotina, así como concienciarles de la necesidad de prevenir”.

Extraído de Mallorcadiario.com

ESCRIBE UN COMENTARIO