La verdad sobre los medicamentos genéricos

Los medicamentos conocidos como EFG, que significa Equivalente Farmacéutico Genérico, han sufrido una cantidad terrible de mala propaganda en muchos lugares del mundo, la cual, en casi el 99% de los casos, es totalmente errónea. Se discute mucho hoy en día sobre la eficacia de dichos medicamentos. Principalmente, porque se sostiene que los laboratorios que fabrican medicamentos genéricos, no tuvieron que pasar por los estudiosos tan minuciosos y extensos que los laboratorios dueños de la patente tuvieron que realizar antes de poder sacar dicho medicamento al mercado. La verdad de esto es que no tienen por qué realizar dichos estudios, ya que ya lo realizaron los dueños de la patente. Es decir, los laboratorios que fabrican medicamentos genéricos, se basan única y exclusivamente en los estudios que realizó el laboratorio de la patente en primer lugar y no tiene necesidad de volver a realizarlos, ya que ya se comprobó su eficacia la primera vez. En otras palabras, simplemente se utiliza exactamente la misma fórmula, dosis, etc., y se distribuye una vez se compruebe que la eficacia es exactamente la misma. Según las legislaciones internacionales, si no son exactamente iguales en eficacia, presentación, dosis y principio activo, no pueden salir al mercado.

¿Por qué varían tanto los precios entre los medicamentos genéricos y los de patente?

Es muy simple, los laboratorios dueños de la patente tardan, en promedio, unos 20 años para desarrollar y conseguir permiso para poder distribuir los medicamentos al público; 20 años durante los cuales no se puede percibir ganancias por dicho producto, ya que técnicamente, aún no ha sido desarrollado. Esto significa que durante 20 años, los laboratorios tienen que pagar sueldos importantes a desarrolladores, los cuales incluyen: químicos fármaco biólogos, médicos expertos, biólogos especializados, costoso material de laboratorios, costosos estudios muy prolongados para verificar su eficacia, etc.

Los laboratorios de genéricos no necesitan realizar estos estudios, sino otros muy diferentes. Algunos de los estudios que deben realizar, son verificar el principio activo que contiene el medicamento original, el grado de pureza que este requiere para ser efectivo, así como el porcentaje en el que debe estar presente. Aparte de ello, en compuestos orgánicos (considerados todos aquellos que posean carbonos dentro de su estructura química) pueden presentar unas moléculas “gemelas,” las cuales son prácticamente físicamente idénticas, pero diferentes en un grado mínimo. El proceso de identificación es relativamente sencillo, aunque requiere de equipo costoso. Esto es importante porque, mientras una molécula puede ser el principio activo que buscamos, que de hecho sería el responsable por la eficacia de la medicina, la molécula idéntica pero contraria no sirve para nada, o puede ser dañina.

Ese es sólo uno de los minuciosos estudios que se realizan para determinar si un medicamento genérico es bioequivalente al de patente. Una vez se determina que los compuestos son bioequivalentes, lo cual quiere decir que, en su composición biológica, son exactamente IGUALES.

Entonces, ¿De dónde viene toda esa falsa propaganda?

De los laboratorios dueños de la patente. Hay que entender que tras 20 años para desarrollar un medicamento “nuevo,” hay una inversión de cientos de millones sino miles de millones de euros que, si la gente dejase de consumir el producto de patente, no podría costearse el desarrollo de ningún otro medicamento nuevo. Es decir, en la enorme mayoría de los casos, es cuestión de mercadotecnia. ¿Acaso alguien compraría un medicamento muchísimo más costoso, cuando existe otro exactamente igual pero a un precio mucho menor? Por supuesto que no, sin embargo, la verdad es que de hecho si existen dichos medicamentos exactamente iguales, pero por los cuales los laboratorios pueden cobrar un precio mucho menor, ya que no tuvieron que gastar más que una pequeñísima parte de lo que los laboratorios con la patente tuvieron que invertir.

ESCRIBE UN COMENTARIO

  1. esta información es muy buena, la verdad es que muchas personas incluyendome a mi pensaba que no eran lo mismo o iguales, sin embargo creo que es bueno conocer esta información. aunque a pesar de eso yo he tomado medicamentos genéricos y me han ayudado mucho.

    y la verdad mucho m´s barato

    Gracias