La Dieta de la carne cruda

Hoy os traemos un interesante artículo sobre dietas. Si bien no es la típica dieta que la gente entiende por “adelgazar” es un tipo de dieta un tanto diferente, muy “ancestral” digna de nuestra pasada etapa de carvernícolas, eso sí, con estilo para comer. Que comer carne cruda no tiene porque significar cazar un ciervo en medio del bosque con tu taparrabos y una lanza hecha con una rama de un árbol y una piedra afilada de manera casera atada al extremo con hilos de cañas…

La gente hoy en día asocia la palabra “dieta” con adelgazar y bajar de peso, pero nada es así, una dieta, según la siempre sabia Real Academia Española y su fabuloso diccionario online, es:

3. f. Biol. Conjunto de sustancias que regularmente se ingieren como alimento.

¿Qué quiere decir esto? Que una dieta no tiene porque ser “bajar de peso” y que deberíamos de quitarnos de la cabeza esa mala costumbre de usar palabras equivocadas…
Volvamos a lo que nos interesa: ¿Qué es entonces la dieta de la carne cruda? Pues como bien su propio nombre indica, el hecho de comer carne cruda. Simple y llano.
¿Pero comer carne cruda? ¡¡¡ARGHHH!!! ¿Por qué alguien haría eso teniendo una sartén en la que cocinar y un frasco de aceite en su cocina?

Bueno, hay diversas razones y os las vamos a explicar aquí. Una de ellas -y la más simple- es que comer carne cruda puede ser una delikatessen (algo muy rico y sabroso vaya) Por ejemplo, el famoso plato STEAK TAR TAR puede ser una delicia para comer. Y os aseguro que no lo encontraréis en los “típicos restaurantes de barrio” pero si que lo haréis en un restaurante de 50€ el cubierto, o en alguna cena de gala en algún palacio.

Se trata de como bien su propio nombre indica STEAK (ternera) y TAR TAR que no tengo ni idea de lo que es. Pero sí de lo que es el plato: Carne picada de ternera de calidad, preparada cruda y condimentada con X especias y “vinagretas”. Una delicia.

Yo personalmente me acuerdo como mi madre le preparaba (y sigue preparando) a mi padre, a mi, de pequeño debo confesar que me daba asco, pero un día no hace mucho (de hecho, no hace ni 2 semanas) lo probé y me gusto. Es un plato pequeño, tiene que ser pequeño, no creo que sienta bien comerse 1 plato entero lleno, es más bien la cantidad justa, algo así como la cantidad de carne de una hamburguesa grandecita, sólo que, cruda. Esta muy buena. ¡Deberíais probarla!

Esto es Steak Tar Tar:
Hay muchas recetas distintas, deberéis de buscar por Internet, incluso por YouTube -más fácil aún- el huevo crudo encima no se lo suelo poner, no tenéis porque si os “da asco”, como “principiantes” bastará que comencéis por la carne cruda a secas y no -además- añadir un huevo crudo.

¿Cuales son las ventajas de comer carne cruda?

Pues lo creáis o no hay muchas ventajas y no tantas desventajas. En primer lugar, al cocinar un alimento -sea el que sea- a cuanto más cocina y calor, este más proteínas y vitaminas pierde por inercia.
Por lo que al comer la carne cruda, consumiremos también todas las vitaminas del alimento sin perder el 80% por el camino.
Incluso cuando hablamos de verduras, si las cocemos o las hervimos TAMBIÉN perdemos sus vitaminas y proteinas. ¿Os daís cuenta ahora de la cantidad de “verduras innecesarias” habéis consumido sin saberlo?
Manjar de carne cruda, especialidad en Etíopia (África)
– La comida cruda llena más que la comida cocinada (y además de lo dicho; mantener sus vitaminas y proteínas) esta nos sacía más porque al estar cocinado su indice glucémico aumenta, y eso es malo. Deberíais de saberlo.
– Si tenemos problemas de colesterol comer un plato de carne cruda (tampoco hace falta que nos convirtamos en animales comiendo exclusivamente carne cruda) -un día a la semana bastará-
nos ayudará a luchar contra el colesterol al contener menos grasas malas, aceites, y frituras
– También nos saciamos antes porque al estar cruda “comemos menos”, esto es porque comer mucho “nos sentiría mal y lo sabemos” y porque “visualmente” nos basta con lo que tenemos en el plato ya
que lo consideramos todo un manjar (o un reto para algunos). Lo increible, es que después de comertela (que en el caso del tar tar -y ser la primera vez- lo harás despacio) te quedarás muy llena (o lleno)
Sashimi, típico japones (pescado crudo) Muy rico.
Carpaccio, carne de ternera (u otra) cruda, aliñada y sazonada. Típica italiana. Buenísima. 

Con estas fotos ya tenéis suficiente como para probar un día entero la dieta “de la carne cruda”. Un día a la semana seguro que vendría bien para cuidar dieta SANA.

Yo la pienso probar. Es más, mañana mismo. Un día a la semana carne cruda y los demás días tomar alimentos con Omega 3. ¡A ver que sale!

ESCRIBE UN COMENTARIO