¿Gripe, influenza o resfriado común?

A veces es muy sencillo confundir entre gripe y resfriado común; en parte por el uso indiscriminado de ambos términos y principalmente por la similitud tan grande que existe entre los síntomas que presentan uno y otro. Entonces, ¿Gripe (gripa en algunas partes del mundo) o influenza? En esencia, en este caso, son lo mismo. La diferencia entre el resfriado común y la gripa es absoluta, es decir, se trata de diferentes tipos de virus, pero con síntomas muy similares en los primeros días. Por ejemplo, ambos producen secreciones nasales, dolor en la garganta, malestar general en el cuerpo, cansancio, dolor de cabeza, entre otros. Pero, la gripe también puede presentar fuertes dolores musculares, en las articulaciones y hasta episodios de fiebre. Incluso puede provocar gastroenteritis, difundiéndose por el sistema digestivo; esto sucede principalmente en menores y también recibe el nombre de gripe estomacal.

Gripe

Afecta a mamíferos y también a las aves y puede resultar en complicaciones muy graves e incluso la muerte. Una gripe mal tratada puede generar neumonía, la cual es un padecimiento mucho más grave que puede resultar fatal si no se atiende a tiempo. Además, la gripa es un virus extraordinariamente resistente, lo que implica que puede permanecer activo aún en superficies que fueron expuestas al virus por personas infectadas durante días e incluso semanas, dependiendo la temperatura (entre más baja la temperatura, mayor su resistencia). Sin embargo, el virus es muy sensible a los productos de limpieza tales como jabones, desinfectantes y detergentes, los cuales desactivan el virus muy fácilmente. Por ello, la mejor forma de prevenir la gripa, es una buena higiene.

En algunos casos, la gripa puede mutar entre especies. Esto es cuando especie o cepa del virus que originalmente afectaba únicamente a una especie de mamíferos o aves, muta y comienza a afectar a otras especies, como el ser humano, por ejemplo. Este fue el caso de la gripe aviar o influenza H1N1 que afectó algunos países de Asia y Sudamérica en el 2009. La tragedia pudo haber sido mucho peor, pero el virus no tenía una capacidad de contagio tan poderosa como en otros casos. La forma de contagio era principalmente por contacto directo con las aves infectadas, lo que dificultó su propagación. En los casos más graves, la influenza ha sido causal de miles de millones de personas a lo largo de su existencia.

El primer diagnóstico o descripción de los síntomas de la gripe es atribuido al padre de la medicina, Hipócrates, hace casi 2500 años. El tratamiento consiste principalmente en vigilar los síntomas y controlar las posibles complicaciones. No es recomendable la administración de antivirales, ya que su eficacia es limitada y mucho menos de antibióticos, ya que en la mayoría de los casos, no hay presencia de bacterias, por lo que no mejora en absolutamente nada al paciente; además, puede generar resistencia a dichos antibióticos y, en caso de presentarse una enfermedad bacteriana que requiriese ese tipo de antibióticos, ya no tendrían el mismo efecto, lo que puede provocar la muerte por no responder al tratamiento.

Resfriado común

Como su nombre sugiere, es mucho más común este tipo de virus. En la mayoría de los casos, no presenta ningún problema si se toman cuidados básicos. Algunos mitos en torno a este tipo de virus son que: primero, se dice que la vitamina C previene la infección y que incluso favorece una recuperación más pronta. Esto no es verdad, ni hay evidencia que lo sostenga. El segundo mito es que una exposición corta al frío puede favorecer su aparición, lo que lleva a la gente a evitar lloviznas o a no consumir agua fría o hielo. Esto también es falso, no existe evidencia de que esto suceda. Lo que si es un factor de riesgo es la exposición prolongada al frío, durante temporadas largas, como sucede típicamente durante el invierno. El frío puede provocar una disminución del sistema inmune y por último, en desarrollar los síntomas del virus.

ESCRIBE UN COMENTARIO