Gingseng – Plantas y remedios naturales

Seguro que muchos de vosotros habéis oído hablar del ginseng, alguna compañera de trabajo os a dicho lo bien que se siente después de tomar té de ginseng y lo mucho que le a cambiado la vida, o incluso puede que alguien te haya comentado alguna vez que en la comida se echa un poco de estas plantas naturales para a´si luego parecer todo un actor porno en la cama con su mujer.

  ¿Esto es cierto? Sí… el ginseng puede llegar a lograr todo esto…
Vale, vale… ¿pero qué es el Ginseng? ¿Una verdura? ¿Una patata? ¿La mano de un espantapajaros? ¿Una sepia disecada…?
Podría ser y parecer cualquier cosa de esas pero no, es la raíz de una planta natural… seamos un poco más “explicativos”, a ver… Es una planta medicinal originaria de Asia, el continente Oriental de donde vienen los restaurantes chinos que tanto te gustan (o los de Sushi si te caen mejor los japos), pero aparte de su comida, y sus fábricas de todo tipo de cosas baratas que se rompen a los 3 días, también tienen buenas cosas, y una de ellas es sin lugar a dudas la sabiduría oriental, y en este caso la medicina oriental que, bueno, la dominan muchísimo más que cuando crean juguetes Made in China. 

Por lo tanto queda clara que se descubrió en Asia (En China) pero si que se sabe que funciona y se usa con fines terapéuticos desde hace siglos. Ya en el año 200 los chinos descubrieron que su raíz tenía propiedades contra el envejecimiento y que aumentaba el vigor físico, ósea, más fuerza para todo, desde salud general, hasta darlo todo en la cama y parecer que te has tomado dos de viagra.
Dejando de lado el humor aparte, pongámonos serios… Ya cuando la medicina mundial fue avanzando tecnológicamente hablando, es cuando se hicieron estudios científicos médicos que pudieron encontrar en el ginseng diversas vitaminas y todo tipo de partículas beneficíosas para la salud, desde ácidos orgánicos, carbohidratos, vitaminas, minerales y otras sustancias que estimulaban el sistema nervioso, las glándulas endocrinas, el metabolismo y el tono muscular.
Tenemos que decir que existen importantes diferencias entre las propiedades que tiene el ginseng que crece en Corea y el que lo hace en zonas de Estados Unidos o por ejemplo de Canadá. El coreano o asiático estimula la energía del organismo y es apropiado para el cansancio producido por ansiedad, insomnio o estrés. 
Mientras que el americano tiene un efecto relajante y sedante que te deja K.O, por lo que es más adecuado para los casos de falta de energía y cansancio físico en general.
Pero como todo en esta vida tampoco podemos hacer un uso abusivo de el ni tomarlo sin “precauciones” y a lo loco, no. Se recomienda no tomar más de dos gramos al día y no seguir con el el tratamiento durante más de tres meses, ya que abusar del ginseng puede darnos subidas de tensión, dolor de cabeza o diarreas. Oh no! Incluso con  algunas mujeres se ha llegando al caso de sufrir de mastalgia (dolor de la glándula mamaria) y metorragias (hemorragias fuera del periodo menstrual) Cosas que desde el blog de la salud hablaremos en futuros artículos.
¿Quién puede tomar Ginseng y quien no?
No: Las mujeres embarazadas o los niños, tampoco los que sufran de hipertensión arterial.
Sí: Todos los demás. ¿Fácil verdad?
¿Cómo tomar el ginseng? 
Hay muchas maneras y opciones distintas. Podemos hasta hacernos un porro de ginseng y fumárnoslo como si fuera Cannabis (sí) Pero burradas aparte la forma más sencilla la cual podemos encontrarlo hoy en día es desde en pastillas o cápsulas, ampollas, gotas, en polvo, o hasta metido dentro de cremas, jabones, y todo tipo de productos. Lo más típico es el té, hacerse una infusión de ginseng. Típico, fácil y barato, porque no necesitaremos más que una raíz, agua y si queremos algo de azúcar
¿Puedo mezclarlo con todo?
Pues no, bien preguntando. Lógicamente puedes echar azucar o hasta leche en tu té si te gusta tomarlo al estilo inglés, eso no hay problema, pero lo que nunca deberías de hacer es mezclar en tu organismo ginseng y cafeína. No es que vayas a morirte si lo haces, tampoco es eso, pero ya de por sí el ginseng supuestamente estimula y el café también así que mezclar ambos “no es bueno”, aunque claro, tampoco esperes que te haga lo mismo (tanto en efectos como en perjudicarte) que meterte media ralla de coca. Nada que ver. Pero ya sabéis, tipícas “precauciones alarmantes”. No te tomes 5kg de Ginseng y después 3 litros de café puro, eso es todo.
¿Es verdad que ayuda a mantener relaciones sexuales?
Pues eso seguramente hayáis escuchado más de una vez en TV o leído por Internet, y sí, no es leyenda urbana, funciona, es estimulante, hay gente que lo usa en comidas (cenas, ya sabéis, después cama…) y llegando a estar incluso presente en productos eróticos como esta misma, hecha por la famosa marca de preservativos americana.
Así que ya sabéis, tomad ginseng que no solo es bueno para la salud y vivir mejor, sino que además tener mejores relaciones sexuales y gritar más. Y hablando de relaciones, próximamente desde el blog de la salud os haremos un par de artículos hablando sobre estimulantes naturales y otros no tan naturales.

Estad atentos!

ESCRIBE UN COMENTARIO