Endorfina, chocolate y felicidad

Las endorfinas son unas sustancias que nuestro organismo produce naturalmente. Estas están encargadas de contrarrestar el dolor y otros síntomas adversos,  produciéndonos sensaciones de bienestar y  alegría. Algunos de sus beneficios son:

  • Calman la sensación de dolor cuando se produce traumatismos, inflamación extrema, exceso de actividad física o esfuerzo extremo, etc.
  • Crean la sensación de placer ante situaciones agradables.
  • Ayudan a liberar las hormonas sexuales, las que son responsables del deseo sexual.
  • Fortalecen el sistema inmune.
  • Ayudan a controlar el apetito.

El chocolate

Endorfinas, chocolate y FelicidadAdemás de ser una fuente de antioxidantes, magnesio y fósforo que ayudan al mejor metabolismo del cuerpo. El chocolate también estimula la producción de endorfinas, lo que hace que al comerlo nos produzca la sensación de estar felices. La sensación es muy parecida a la de un abrazo o incluso a la de un beso.

La sustancia del chocolate responsable de estas sensaciones son  la feniletilamina y el triptófano, que abundan cuando el chocolate es más oscuro.

La sensación que desencadenan estas sustancias al consumirlas hace que el comer chocolate pueda producir adicción. Y son también las responsables de los antojos de este maravilloso alimento.

Otros de los beneficios que tiene el chocolate, son los que producen la anandamina, un compuesto q que activa receptores cerebrales que producen placer y lucidez mental. Y  hacen frente a la salud cardiovascular, porque contrarresta el ‘colesterol malo’. Y los polifenoles, sustancias antioxidantes relacionadas con la prevención del proceso aterosclerótico y de la aparición de algunos tipos de cáncer. Su presencia en el cacao es muy relevante y además, estimulan la producción de prostacilinas que contribuyen a reducir la presión arterial.

Si bien este increíble producto, proveniente de la semilla de cacao, tiene otro lado perjudicial cuando es consumido en exceso, ya que ha sido relacionado con acné, alergias, cálculos biliares, dolores de cabeza y por supuesto, caries. Su consumo moderado puede traer grandes beneficios a nuestra salud; y como estimulante de la producción de endorfinas, también nos puede dar un gran momento de felicidad.

ESCRIBE UN COMENTARIO