Cuestión de estética

El pasado mes de diciembre, el mundo la cirugía estética empezó a sufrir lo que hasta ahora ha sido el escándalo más grande de su trayectoria en cuanto a cirugía de aumento mamario se trata. Y es que no es para menos. Las prótesis PIP, las más utilizadas en tratamientos quirúrgicos y recomendadas por casi todos los cirujanos del mundo por su especial efecto natural y por la textura que refleja en los senos, están siendo retiradas de todas las mujeres que tengan el implante en su cuerpo por su contenido tóxico que provoca cáncer de seno entre otras enfermedades. Aproximadamente, 500.000 mujeres en el mundo tienen entre sus pechos estos implantes. Se estima que en España unas 50.000. Y es que estas cifras son bastante preocupantes ya que cada año unas 13.000 mujeres se operan los pechos en busca de un aumento mamario en clínicas especializadas, o clandestinas.
El país que más frente está haciendo ante esta situación es Francia, ya que los casos de cáncer detectados gracias a estos implantes se suman a 25. Una cifra que está preocupando a medio mundo ya que en América Latina; en países como Colombia, Brasil y Venezuela, se han implantado cientos de estas siliconas que tienen alarmada a la sociedad.  Estos implantes también han sido utilizados en hombres, en intervenciones de aumento de muslos, pectorales, gemelos y testículos.

ESCRIBE UN COMENTARIO

  1. implantes dentarios, comentó hace 5 años:

    lo mismo opino, algunas mujeres que son victimas del c´ncer de mama requieren de implantes mamarios, es cuestión de estética y por hacer lo posible para que se sientan mujer de nuevo. un saludo a todas las luchadoras, besos.