¿Cómo curar un piercing?

Se que mucha gente muy a menudo se pregunta eso de… ¿cómo me cuido mi nuevo piercing? ¿Qué cómo lo sé? Bueno, digamos que por las mañanas soy el Dr House del blog de la salud y por las noches hago turnos extra en el estudio de tatuajes y piercings de un viejo amigo… así que dejad de buscar en Google artículos sobre como limpiar el piercing, de esos que cada uno dice una cosa distinta o les faltan información; habéis llegado al sitio adecuado… ¡seguid leyendo! 

curar piercing

Ahora llega el verano aquí en Europa y mucha gente comienza o comenzará a ponerse algún que otro piercing, es raro, pero la gente suele  hacerse un piercing cuando empieza a hacer calor, acaban el trabajo, el instituto, la universidad, comienzan las vacaciones… muchos se lo hacen por presumir, muchas chicas se lo hacen para ligar más… Desde un sencillo piercing en la oreja, hasta un sexy piercing en la lengua (o eso creen las que se lo deciden hacer con ese objetivo…) sean cuales sean sus motivos, o dónde deseen hacérselo, hay una pregunta universal: Cómo desinfectar el piercing, tanto la persona sea de España, Inglaterra, México, Perú o de Papua Nuevaguinea (¿alguien sabría decir donde queda en el mapa?)

Limpiar el piercing dependerá muchísimo de DÓNDE nos lo hagamos. No necesitará el mismo cuidado un pendiente en la ceja que un pendiente en la lengua -eso esta claro- antes de nada aclarar algo MUY importante: Un piercing no deja de ser una herida abierta, por lo que hay que tener un mínimo (y preocuparse el máximo) en la higiene. Sí, es bonito, y sí te queda bien y quieres enseñárselo rápidamente a todos tus amigos, pero JAMÁS lo toques. Las manos a no ser que nos las lavemos con jabones anti desinfectantes de esos caros que venden en Farmacias, ESTARÁN SIEMPRE SUCIAS (aunque literalmente no lo estén). Así que ya conocéis la regla número 1: No tocar el piercing durante el período de curación a no ser que tengas las manos limpias.

limpiar piercing

La limpieza es fundamental para evitar una infección de piercing, dejando de lado el tema de las manos sucias habrá que llevar un cierto cuidado especial durante las 3 semanas de curación (¡3 semanas, no 2 como suelen decir por ahí!)

HUIR DE: Zonas con polvo, zonas con humo de tabaco, y evitar a toda que entre cualquier tipo de “basura” a la herida, también incluimos en esta lista la arena. Sea de playa o porque trabajes en la construcción y te llenes el cuerpo de polvo. Si ese es tu caso será mejor que te tapes el piercing con una gasa estéril durante la jornada laboral.

Jamás usar alcohol para desinfectar, usarlo será algo así como un suicidio de dolor. Lo recomendable será siempre usar suero fisiológico ¿suero qué? un liquido transparente -también llamado agua- que venden en la farmacia a un módico precio. Tan módico que realmente es sólo agua, pero actúa como agua bendita sobre los piercings -y por tanto, también las heridas-

suero fisiologico

CÓMO HACER SUERO FISIOLÓGICO CASERO: 

Básicamente esta formado por agua y sal, por lo que en casa podemos hacerlo cociendo un poco de agua a fuego lento mientras añadimos sal y dejemos que se “fusione” la una con la otra. Dejamos reposar, y cuando haya enfriado algo tendremos ya listos el suero fisiológico casero. Como veis viene a ser agua y sal, y ahora os explicáis el bajo coste de su precio en farmacia. Personalmente veo mejor hacerlo en casa, abres el grifo, cueces, pones sal, y cada día tienes en casa el material necesario para limpiar tu nuevo piercing. Y gratis.

Eso sí, solo vais a usar unas gotas por cada vez que lo limpiéis (5 veces al día sería lo suyo) así que a no ser que vayáis a montar un negocio de venta de suero fisiológico casero, basta que preparéis la cantidad de un vaso de chupito. Eso os bastará y os sobrará durante 3 semanas (aunque os recomiendo cambiar el suero cada 2-3 días por si pierde eficiencia al ser una mezcla casera y no muy concentrada)

Ahora que ya sabéis que producto usar será solo cuestión de hacer uso de un bastoncillo para los oídos, mojar en el suero, y pasárnoslo bien en la zona de la herida quitando cualquier pus o retirando cualquier suciedad que tengamos merodeando por ahí. No tocar con manos sucias, proteger de suciedades y tener cuidado a no darnos ningún golpe.

Así de sencillo.

ESCRIBE UN COMENTARIO