Cálculos renales o piedras en el riñón

Los cálculos renales, también conocidos como piedras en el riñón es una de las afecciones más dolorosas que existen sobre todo cuando las piedras se colocan en el uréter, lo que hace un tormento ir al baño a orinar. Esta terrible molestia suele afectar a más hombres que a mujeres. Estas piedras se empiezan a formar entre los 20 y 30 años.

¿Qué son los cálculos renales o piedras en el riñón?

Es un pequeño sólido que se forma en el riñón a causa de una sedimentación de cristales de minerales.  Con estas piedras, hechas a través de minerales pueden suceder dos cosas. O bien, se quedan en el riñón o se sueltan y se quedan en el tracto urinario.

Cuando tenemos una piedra pequeña y empieza a bajar por el tracto urinario, no pasa nada, normalmente se expulsa sin dolor. Sin embargo cuando la piedra es grande la cosa cambia. Las piedras grandes se pueden quedar atascadas en uno de los uréteres, en la vejiga o en la uretra. Cuando más nos duele, más grande será la piedra.

Si la piedra está atascada puede provocar:

  • Dificultad al orinar, lo que genera un gran dolor
  • Un cólico nefrítico
  • O síntomas como hematuria. La hematuria la podemos detectar por que es cuando encontramos sangre en la orina, el color de esta puede ser desde color rojo sangra hasta café.

¿Qué tipos de cálculos existen?

No todos los cálculos renales son iguales, el médico nos dirá a que grupo pertenece nuestra piedra en el riñón y cuantas tenemos, ya que en ocasiones, podemos tener más de una.

Piedras de calcio: Esta piedra es de las que más se padecen.Nosotros incorporamos a nuestra dieta todos los días el calcio ya que es sano para los huesos. Cuando tomamos demasiado y los huesos ya no utilizan más se va a los riñones que se eliminan con la orina. Pero no siempre es así, lo que no se elimina se queda acumulado en los riñones formando piedras.

Piedras estruvitas: Estas se forman en la mayoría de los casos después de que hayamos padecido una infección, aparecen estas piedras. Son producidas por las bacterias de ureasa y este tipo de piedras es muy frecuente en las mujeres.

Piedra de ácido úrico: Se forman cuando en la orina hay un exceso de ácido ya que existe demasiado ácido úrico en la calle. Este es muy frecuente en hombres. La mitad de las veces, estas piedras producen gota.

Piedras cistina: Este tipo de cálculos son los menos comunes. El tipo de sustancia llamado cistina se forma en los músculos o nervios. También se acumulan en la orina formando piedras. En la mayoría de los casos, es hereditaria.

¿Cómo son  las piedras en el riñón?

Los tamaños de las piedras varían desde un grano de arena hasta una perla o una pelota de golf. Algunas piedras son lisas y tras suelen tener picos y de color amarillo o marrón.

Cuando tomamos preparados que ayudan a favorecer al calcio y al magnesio, estamos favoreciendo la aparición de piedras.

Cuando los cálculos renales son demasiado grandes, ocupan el espacio de la pelvis  formando piedras en forma de coral.

No notamos los síntomas de las piedras en el riñón hasta que ya se hace demasiado grande la piedra, ya que cuando son muy pequeñas se expulsan sin ningún problema. Quizás en algunos casos podamos encontrar orina en la sangre pero este será el único síntoma.

Tratamiento de las piedras en casa:

Aunque es indiscutible que tenemos que acudir al médico siempre que suframos piedras en el riñón, existen varios hábitos que podemos tener en casa para ayudarnos cuando sufrimos los cálculos. Una de ellas que es muy efectiva es el bicarbonato diluido en agua todos los días.

ESCRIBE UN COMENTARIO