Analgesia congénita: el sufrimiento sin dolor

La idea de vivir sin sentir dolor parece a simple vista una ventaja, un beneficio y hasta un bendición, sin embargo lejos de garantizarnos una vida libre de las molestias y sufrimientos del dolor físico, la incapacidad de experimentar dolor (que es una de las formas que tiene el organismo para indicarnos que algo le está causando daño) nos coloca en una situación de alto riesgo.

La analgesia congénita es una alteración genética, la cual afecta a una persona de cada  un millón. Existen distintos  tipos, pero en su forma más común, quienes la padecen experimentan todo tipo de sensaciones padecen como cualquier otra, lloran, se ruborizan o experimentan fiebre, su tacto es sensible, sienten la presión y la temperatura, las texturas, pero no dolor.

Analgesia conectica

Si bien sentir no dolor no parece tan malo como si sentirlo, la sensación de dolor es un mecanismo de defensa que la evolución ha desarrollado para evitar situaciones peligrosas que puedan causar lesiones. Por ejemplo con el fuego o objetos filudos si algunas vez ya se ha sentido dolor al tocarlos la próxima vez que se vea estos objetos la memoria provocara una reacción que evocara la sensación de dolor anterior e impedirá que nos lastimemos. Otro ejemplo de cómo el dolor nos protege ocurre a cuando se sufre una fractura, el organismo nos hace sentir dolor para que mantengamos inmovilizada la zona afectada. A todo esto además que el cuerpo usa al dolor como síntoma cuando tenemos una infección o alguna lesión interna que no es posible percibir a menos que sintamos dolor.

Esta rara afección se debe a una mutación del gen SCN9A (encargado del dolor), que impide que la carga eléctrica ponga en alerta al cuerpo humano. Esto ha causado que personas llegue auto lesionarse o mutilarse ya que no sienten ningún tipo de dolencia al hacerlo.

Lamentablemente Este trastorno no tiene cura y, básicamente, lo único que puede hacer las personas que viven con analgesia congénita es evitar las situaciones que representen un riesgo.

ESCRIBE UN COMENTARIO